03 junio 2011

Italianos 2011: un enigma de 150 años

Ayer, 2 de junio, Italia celebraba el 65º aniversario de la República y, lo que es más importante, el 150º aniversario de su Unificación. Atraída por el meticuloso plan de festejos organizado para la ocasión, mucha gente se desplazó hasta Roma, blindada por medidas de seguridad extremas, desde todos los rincones del país. Allí se dieron cita representantes de 80 países y más de 40 jefes de estado con el fin de refrendar el papel crucial que ha jugado el Belpaese en la historia de la humanidad. Entre otros, Medvedev, Biden, Karzai, Van Rompuy, Kirchner, Ban Ki-moon, Juan Carlos I y Manolito Chaves. Y, por supuesto, Berlusconi, abucheado por su pueblo en diferentes ocasiones a lo largo de la jornada. El mismo pueblo, precisamente, que, para sorpresa del mundo, le ha hecho primer ministro hasta en tres ocasiones a pesar de su impresentable biografía.

Una Italia compleja la de 2011 que, aun con una economía en caída libre, una mafia en expansión por el norte del país, una corrupción a día de hoy no mensurable, una izquierda indecente y no pocos indignados dispuestos a tomar la calle, puede empezar, no obstante, a mirar de nuevo el futuro con algo de esperanza. Tras el mazazo recibido por Berlusconi en Milán, Trieste, Novara y Nápoles la semana pasada, los próximos días 12 y 13 los italianos se pronunciarán en las urnas sobre un paquete de medidas que incluye el rechazo a las nucleares, la privatización del agua y la ley del legítimo impedimento. Un referéndum trascendental para el devenir de Italia que il Cavaliere ha querido manipular e impedir y que, afortunadamente, va a celebrarse.

Sea como fuere, no resulta nada fácil adivinar qué es lo que puede pasar a partir de ahora en el país del oxímoron, la patria de las síntesis imposibles, según lo describía Francesco Merlo (FAQ Italia, 2009), como no lo es aprehender la naturaleza de los italianos. Sin embargo, parece que hay rasgos configuradores de la italianidad que nunca cambiarán y que podemos aspirar a conocer. Para ello, valdrá la pena acudir al excelente animador Bruno Bozzetto, cuya extensa y recomendable obra se ha dedicado, en buena parte, a poner de manifiesto la idiosincrasia nacional. De sus cortos realizados en flash, rescatamos el conocido y genial Europa & Italia (1999). Sus 6 minutos, a la vez que divierten, ponen sobre la pista, aunque sea parcialmente, de quiénes son los italianos de hoy en día.



2 comentarios:

  1. Anónimo8/6/11 10:18

    Hoy 8/06/2011 he oído en el programa Prima Pagina de la Rai (se puede descargar a partir de mañana en primapagina.rai.it) a un señor jubilado con más de 40 años de experiencia como inspector del fisco, y ha dicho claramente que si hay algo que cohesiona y unifica el país es precisamente el culto a la evasión fiscal. Eso (además de otras cosas)explica por qué las calles agujereadas y sin pintar, las oficinas y ventanillas públicas, los hospitales que se caen a trozos son bastante menos decorosos que los que hemos dejado atrás en países en vías de desarrollo, mientras los zapatos que los pisan valen un ojo de la cara al que se suman las demás partes del cuerpo para pagar las gafas, el telefonino, el tabaco, el bolso y el resto de complementos.

    ResponderEliminar
  2. Así es. Todo eso y mucho más que imagino conoces. Precisamente ahora acababa de leer una entrada en el blog del cómico Beppe Grillo que habla de lo que está haciendo la ecomafia (negocio de los residuos) en este país: http://bit.ly/inlquM

    ResponderEliminar