14 diciembre 2009

Victor Hugo, Mark Twain y el copyright

Un defensor de los derechos de autor como Victor Hugo hizo hace ya más de 130 años una reflexión como la que sigue: El libro [hágase extensible a cualquier producto cultural] en tanto que libro pertenece al autor, pero en tanto que pensamiento pertenece -la palabra no es demasiado polisémica- al género humano. Cualquier inteligencia encuentra en ello su derecho. Si uno de los dos derechos, el del escritor y el del espíritu humano, tiene que ser sacrificado, lo será, desde luego, el del escritor, porque el interés público es nuestra única preocupación...

Es fácil de entender. Pero no pocos mentirosos, a los que la cultura es lo que menos importa, se empeñan en falsear la realidad y buscan en los políticos una absurda ley que pueda preservar sus primarios intereses y los aúpe a las zonas altas de la pirámide social. Una ley que, para un Mark Twain que ya luchaba contra los piratas a principios del siglo XX, resultaría indigesta al mismo dios (Only one thing is impossible for God: to find any sense in any copyright law on the planet).

Sea como fuere, aquí andamos en medio de un debate en el que las posturas no siempre están suficientemente afianzadas. Si ése es tu caso, léete la entrega de hoy de Enrique Dans, porque es tan absolutamente contundente que hasta dios podría tomar partido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada